26 de junio de 2010

VOCES DEL BEL CANTO

MASCULINAS

TENOR -- la más aguda de las voces masculinas. Entre las sub-categorías se diferencia:

Tenor Lírico-ligero -- dependiendo del repertorio, estas voces son también llamadas tenor leggiero o tenor 'rossiniano'. Se incluyen Almaviva en El Barbero de Sevilla, Ramiro en Cinderella y Lindoro en L'Italiana in Algeri. Esta voz, como la soprano de coloratura, posee la facilidad para moverse en las notas más altas y la ligereza que permite ornamentaciones floridas y un fraseo vivo.
Tenor Lírico -- sin llegar al registro más alto de los tenores ligeros, esta categoría se encuentra muy bien representada en el repertoio del siglo XIX con Elvino en La sonnambula, y Nadir en Los Pescadores de Perlas. Dependiendo del gusto del impresario alguno de los papeles de Mozart pueden ser cantados por tenores líricos: Ferrando en Così fan tutte, Tamino en La Flauta Mágica, o incluso Don Ottavio en Don Giovanni.
Tenor Lírico-dramático -- estos papeles, si bien esencialmente líricos, requieren una cierta intensidad dramática: Rodolfo en La bohème, el Duque en Rigoletto, Alfredo en La traviata y Faust estarían en esta categoría.
Tenor Dramático -- también llamado tenore di forza, Chénier y Alvaro en La forza del destino son papeles para tenor dramático que requieren un cierto spinto, capaz de imponerse a la orquesta con facilidad. El tenore robusto, es un variante de tenor dramático que conlleva cierto 'peso' y color baritonal : Otello es un claro exponente. Ernani y Manrico fueron originalmente concebidos en la tradición de tenor robusto, si bien hoy día no son siempre son escenificados así.
Heldentenor -- es el tenor dramático del repertorio alemán. Un tipo de voz que debe tener su timbre característico, imponerse a la orquesta y el peso para retratar roles heroicos como Lohengrin (en el lado más ligero) y Tristan o Siegfried (en el más pesado). Sin olvidar Florestan en Fidelio, un papel heroico precursor de los requisitos musicales y dramáticos de los roles Wagnerianos

BARITONO -- es la más común de las voces masculinas, más grave que la de tenor y más oscura. Aunque un buen número de papeles en las óperas de Mozart son idóneos para barítono (Papageno, el Conde de Almaviva en Las Bodas de Fígaro, Guglielmo en Così fan tutte o Don Giovanni), en la época la distinción entre barítono y bajo no existía. Hay que agradecer a Verdi el 'descubrimiento' y categorización de la voz de barítono, de la que tanto gustaba por su particular color y su capacidad para retratar tan variados matices dramáticos. El 'barítono verdiano' se considera una categoría en sí misma, que requiere dinamismo, color oscuro, potencia para imponerse a la orquesta y capacidad para cantar 'lírico' cuando se necesita. En otras palabras, el barítono verdiano debe tenerlo todo! Sus papeles incluyen Nabucco, Rigoletto, Simon Boccanegra, Falstaff y Iago. En el repertorio Wagneriano, papeles con características similares incluirían Wolfram en Tannhäuser, Kurwenal en Tristan y Gunther en Götterdämmerung. En el Francés, Escamillo en Carmen y Valentín en Faust son representados por barítonos.

BAJO-BARITONO -- categoría usada para describir aquellas voces que se sitúan entre barítono y bajo, y que refleja principalmente los requisitos del repertorio alemán, con papeles como Wotan en El Anillo, Hans Sachs en Die Meistersinger y el Holandés en El Holandés Errante. La tesitura de estos papeles es más alta que la que un bajo puede cantar confortablemente, pero con momentos ocasionales dentro del registro más grave y mostrando un color de voz más oscuro propio de un bajo. Otros papeles serían Pizarro en Fidelio, El Baptista en Salome y Boris Godunov.

BAJO -- es la más grave y oscura de las voces de hombre. Aunque se puede diferenciar una serie de sub-categoróas de bajo, lo trataremos aquí como una sola, si bien hay características que distinguen a los bajos en papeles serios de los papeles para bajo cómico o basso buffo. En Mozart, los personajes de clase social mas baja, como siervos, eran relegados a bajos: Leporello en Don Giovanni y Fígaro en Las Bodas de Fígaro, son claros ejemplos. El bajo 'serio', cuyo color vocal debe reflejar nobleza y sabiduría, se ve representado por Sarastro en La Flauta Mágica. En el repertorio serio italiano, Fiesco en Simon Boccanegra es un buen ejemplo, así como Sparafucile en Rigoletto. Los bajos cómicos abundan en la obra de Rossini: Mustafà en L'Italiana in Algieri y Dr. Bartolo y Basilio en El Barbero de Sevilla. Estos bajos deben poseer tanta flexibilidad vocal como los tenores ligeros o las mezzos de coloratura! El repertorio francés también diferencia distintos tipos de bajo, pero ciertamente entre los favoritos están Méphistophélès en Faust y Friar Laurence en Roméo et Juliette. La ópera alemana también abunda en bajos: Rocco en Fidelio, Hunding y Fafner en El Anillo, el Rey Mark en Tristan y Gurnemanz en Parsifal.

FEMENINAS

SOPRANO -- la más aguda de las voces femeninas, la de soprano siempre ha ocupado un lugar prominente en la jerarquía vocal. En los dramas operísticos, la soprano es casi siempre la heroína y protagonista de la ópera. Como para otros tipos de voz, hay distintos sub-categorías de soprano, entre las que se encuentran:

Soprano de Coloratura -- voz femenina con un registro agudo más amplio y una voz ligera, capaz de cantar pasajes muy rápidos y altamente ornamentados. Los roles de Lakmé, Lucia en Lucia di Lammermoor y Zerbinetta en Ariadne auf Naxos son ejemplos de sopranos de coloratura. Existen también papeles que demandan el registro más agudo y flexibilidad vocal al tiempo que una voz más dramática, con más peso. Éstos son papeles de coloratura dramáticos. La Reina de la Noche en La Flauta Mágica, así como Lady Macbeth y Abagaille in Nabucco, responderían a este perfil.
Soprano Lírica -- voz de textura más 'sedosa' y un registro algo más bajo que la coloratura. Es la voz que suele dar vida a los personajes más adorables, representando típicamente a la enamorada. Algunos ejemplos son Micaëla en Carmen, Pamina en La Flauta Mágica y, aunque algo más exigente, Mimì en La bohème. Papeles líricos, con un poco más de peso incluirían la Juliette de Gounod o Marguerite en Faust, Rusalka, la Contessa en Las Bodas de Fígaro y Violetta en La Traviata, si bien esta última requiere cualidades de coloratura y fuerza dramática.
Soprano Dramática -- la más 'pesada' y oscura de las voces de soprano. Como el nombre indica esta voz requiere ir más allá del repertorio lírico debido a las mayores exigencias dramáticas. En el repertorio italiano, Tosca, Butterfly, Aida, Norma y Leonora (Il trovatore) se considerarían papeles para soprano dramática o spinto. En el repertorio alemán, Brünnhilde, Sieglinde, Leonore (Fidelio) e Isolde serían roles de soprano dramática. La tesitura de esta voz es generalmente algo más grave qyue la soprano lírica o lírico-spinto, si bien requiere abordar pasajes en el registro más agudo para dar énfasis dramático, haciendo que estos papeles sean intensos y agotadores para las cantantes más jóvenes.

MEZZO-SOPRANO -- Voz femenina más grave que la de soprano. A lo largo de la historia de la ópera la mezzo ha sido utilizada para muy distintos tipos de personajes : desde niños o jóvenes varones (roles de pantalones), a madres, madrastras, brujas, gitanas o mujeres mayores. Entre las sub-categorías de mezzo-sopranos se identifican:
Mezzo de Coloratura -- estos papeles demandan en uso de un registro más bajo al mismo tiempo que requieren flexibilidad y capacidad para cantar pasajes rápidos y altamente ornamentados. Muchos de los héroes de las óperas de Handel, originariamente cantados por varones castrati, son hoy día abordados con éxito por mezzos de coloratura (además de contratenores, otro tipo de voz que ha ganado popularidad recientemente). Ariodante y Julius Caesar corresponden a estos roles de Handel. Por otro lado, Rossini demandaba similares cualidades para sus heroínas cómicas, Rosina (El Barbero de Sevilla), Angelina (La Cerentola) e Isabella (L' Italiana in Algeri).
Mezzo Dramática -- especialmente en el siglo XIX esta voz se utilizó para retratar mujeres mayores, madres, brujas y personajes perversos. Verdi sacó un gran partido de este tipo de voz: Azucena (Il trovatore), Eboli (Don Carlos) y Amneris (Aida) son todas mezzos dramáticas. Carmen es uno de los exponentes en la ópera francesa. Una versión algo más ligera de existe en el repertorio alemán, como Octavian en Der Rosenkavalier, Cherubino en Las Bodas de Fígaro (en Italiano), Orlofsky en Die Fledermaus y el Compositor en Ariadne. Papelesde mezzo más pesados y dramáticos en la ópera alemana incluyen Brangäne en Tristan und Isolde, Kundry en Parsifal (a veces interpretada por sopranos) y Klytemnästra en Elektra.

CONTRALTO -- la más grave de las voces femeninas, es extremadamente rara y papeles para contralto auténtica abundan poco. Estos incluyen Erda en Der Ring des Nibelungen, Fidés en Le Prophete de Meyerbeer, Ulrica (Un ballo in maschera) y Katisha en The Mikado. Hoy día, dada la escasez de estas voces (con la excepción de Eva Podlés), muchos de estos roles son abordados por aquellas mezzos que tienen un registro grave más amplio y una voz más oscura capaz de sobresalir sobre la orquesta. Incluso las heroínas de Rossini, Rosina and Angelina, fueron primero compuestas para contraltos, si bien en la actualidad son casi exclusivamente interpretados por mezzo-sopranos.